Situación y transportes

 El Viso se encuentra en el centro del privilegiado marco de la comarca de Los Alcores. La configuración del territorio de esta comarca se presenta en tres partes claramente diferenciadas: por el Norte, la meseta de formación en el período cuaternario, que es la parte más alta del conjunto; por el Sur, se encuentra la Vega, terreno llano y sedimentario; y en medio de ambos, la alineación de Los Alcores, todo ello comprendido entre los límites de los ríos Guadaíra y Corbones, con el Guadalquivir por el Norte.

Su tierra fértil, unida al favorable clima, y su delimitada geografía, hicieron de esta zona un enclave privilegiado para las distintas civilizaciones que ya desde el Paleolítico se asentaron en los Alcores.

Situacion del pueblo

GENERAL

Denominación: El Viso del Alcor

Gentilicio: Visueños y visueñas

Longitud: 5 43' Oeste

Latitud: 37 23' Norte

Situación geográfica: en el margen izquierdo del Guadalquivir, en una de las vertientes de la cornisa de los Alcores

Distancia a Sevilla capital: 28 kilómetros.

Distancia a la cabecera de comarca: a 12 kilómetros de Carmona

Superficie del término: 20 kilómetros cuadrados

Altura sobre el nivel del mar: 143 metros

Población: 16.597 habitantes

Densidad de población: 801,8 habitantes por kilómetro cuadrado

Precipitación media anual: 562,3 litros por metro cuadrado

Mes más lluvioso: marzo, con una precipitación media de 91,2 litros por metro cuadrado.

Mes más cálido: agosto, con una media de 35,8º

Mes más frío: enero, con una media de 4º

Temperatura media anual: 18,1º

Monumentos:
Iglesia Santa María del Alcor, Convento del Corpus Christi, Torre neo-gótica del antiguo Ayuntamiento

Fiestas:
Fiestas Patronales en septiembre, Fiesta de Exaltación de la Santa Cruz en el mes de mayo. Verbenas populares como las del Carmen y del Melón en julio, y de la Virgen de los Reyes en el mes de agosto.

  

EL MEDIO FÍSICO DE LOS ALCORES

La depresión del Guadalquivir, situada entre Sierra Morena y las Cordilleras Béticas, es un amplio triángulo de tierras llanas abiertas al Atlántico. Su formación data de la Era Terciaria y Cuaternaria; perfil disimétrico, al situarse en su margen derecho, al mismo pie de Sierra Morena. En el izquierdo aparecen suaves y onduladas pendientes de la Campiña, exceptuando aquellos lugares en donde los materiales resistentes (areniscas o calizas) aparecen de forma compacta en grandes extensiones formando cerros testigos, es el caso de los Alcores.

El Alcor es una masa de terrenos miocenos (terciario superior), en cuyos estratos aparecen fósiles de animales y plantas, que se interponen entre las terrazas del Guadalquivir y la Vega del Bajo Corbónes o de Carmona.

Sus fronteras naturales por el N.E. son el Corbónes y por el S.O. el Guadaíra, prolongándose hasta Dos Hermanas en suaves ondulaciones que se confunden con la Campiña. Se configura de esta manera una mesa de trazado diagonal de unos treinta kilómetros de longitud y una anchura que oscila entre los seis y siete kilómetros. Su altura aumenta a medida que disminuya su anchura, de esta forma tenemos un desnivel de doscientos cuarenta y ocho metros al N.E, en Carmona y de cien metros en Alcalá de Guadaíra.

El terreno compuesto por calcoarenitas, con una roca permeable en superficie y otras impermeables intermedias, permite que surjan hacia la Vega arroyos a lo largo de los puertos o zonas de paso entre el Alcor y la Vega; es el caso de los arroyos de la Muela, la Alcantarilla, la Alunada, Alcaudete...

El Alcor desciende suavemente por el N y O hacia el Guadalquivir; mientras que desde la Vega presenta una falla casi vertical, destacando su tono amarillento característico de tierras calizas en las que abundan fósiles marinos.

La Vega, por el contrario, es una amplia llanura de suaves ondulaciones formada por sedimentos arcillosos y margosos muy salinizados, formándose en ocasiones lagunas o charcas saladas en invierno y costras blancas con la evaporación en verano.

La pluviosidad es de quinientos cincuenta m.m. anuales, precipitaciones que vienen con los vientos del oeste, los cuales acceden a través del golfo de Cádiz. Esto hace que predominen las precipitaciones de otoño y primavera, produciéndose éstas en menos de setenta y cinco días del año, circunstancia que provoca el carácter tormentoso de las precipitaciones.

Un clima mediterráneo, con veranos de una media mensual de 29,4 º C, temperaturas suaves en invierno, forman junto con la gran calidad de las tierras, un lugar idóneo para el cultivo del olivo, cereal, cítricos,.. Esto repercute en la vegetación autóctona que está muy degradada a causa de los intensos cultivos que se realizan en la Vega y en el Alcor (olivar y huerta), habiendo sustituido los matorrales pseudoesteparios (tomillo, romero, palmito) al monte claro (pinos, encinas...) en aquellos lugares no aptos para la agricultura.

Esta misma circunstancia, podemos aplicar a la fauna, consecuencia todo ello de una intensa actividad humana que ha ido degradando paulatinamente el medio natural.

El Viso del Alcor se asienta en la cresta del Alcor en la parte central de éste equidistando unos 11 kilómetros tanto de Carmona como de Alcalá. Su altura con respecto al nivel del mar es de 145 metros, cota que encontramos en la Parroquia, pero que es superada en la Tablada y en el cerro <<el Chaleco>> cuyas cotas máximas son respectivamente 174 y 179 metros.

Su término municipal es pequeño, no llega a los veinte kilómetros cuadrados, si lo comparamos con los términos de las poblaciones circundantes, lo que supone un grave perjuicio para el municipio en muchos aspectos desde tiempos inmemoriales

Más Información